B Bebe

China, el próximo gran monstruo del vino.

por / 08 Ago 2016

Pongámonos a temblar:

Vino Chino Milenario.

La lejana Catay, como se conocía a China durante la Edad de Bronce, era una civilización bastante avanzada en la que se menciona que bebían una especie de vino. Se conocen vestigios de las dinastías Shang y Chou donde el vino participaba en los rituales religiosos. El vino se bebía entre los héroes de guerra, artistas y poetas contribuyendo a la inspiración de grandes obras para la humanidad.

China cuenta con vides nativas, pero la vitis vinifera no figura entre ellas. Se sabe que la primera vitis vinifera que llego a estas tierras procedía de Persia y llego en el año 128 a.C., cuando el general Chang Chien realizó una famosa expedición y paso un año en Bactriana. Llevó al emperador chino como tributo semillas de vid y alfalfa ( el alimento de los grandiosos caballos persas). Según el general, en Bactriana y Fergana los ricos guardaban vino de uvas en grandes cantidades y lo mantenían por décadas sin riesgo al deterioro.

Vino Chino

Los escritos chinos antiguos no hacen distinción entre el vino de arroz, el de uva u otras frutas o licores, pero sin duda, la influencia de la Ruta de la Seda, introdujo al territorio más vides y las que podían producir vino fueron las más buscadas y sembradas.
El emperador Kian-Hi, contemporáneo del rey francés Luis XIV, fue un soberano muy curioso que experimentó con la siembra de vid en varios lugares del país, sus conclusiones fueron aquellas vides sembradas en el norte tuvieron buenos resultados, mientras que las plantadas en el sur de clima semi-tropical, se estropearon rápidamente.
Una nota del siglo XIII, narra que el Khan mongol recibía botellas de vino de uva como tributo de los países islámicos, un liquido anaranjado, de la cual se podían degustar diez tazas pequeñas por botella, embriagador, y completamente novedoso. Es posible que se tratara de una bebida destilada.
Los recuerdos de Marco Polo sobre el vino en China dicen que en la provincia de Shan-Si se cultivaban muchas vides que producían vinos excelentes, el único lugar en toda Catay donde se producían vinos y de ahí se llevaban a todo el país.

Los vinos chinos en la actualidad.

Hoy China ocupa el segundo lugar en el mundo vitivinícola. China empieza a poner a temblar a los demás países productores, y esto no es poca cosa, se publicó en Enero del 2014 en todos los periódicos y medios europeos, que China se convertía en el mayor consumidor de vino tinto ( con 1,865 millares de botellas consumidas durante el 2013). Hoy China está elaborando su propio vino, con 32 bodegas en 7 regiones distintas, más de 230 etiquetas…

China es uno de los país es productores más jóvenes del planeta, 35 años lleva apenas produciendo vino y ya esta trabajando para convertirse en 4 años en el primer productor del mundo.

Las bodegas están repartidas entre las tierras de la provincia de Xinjiang al oeste, Ningxia y Shanxi al centro, Tianjin, Hebei, Pekín y Shandong al este.

Viñedo en China
Xinjiang los vinos del oeste.

Las tierras del desierto más grande del mundo son aprovechadas, el agua es muy escasa 70 mm por año, alimentadas por la montaña omnipresente, que gracias a la nieve de su pico, alimenta los lagos para irrigar los viñedos. La temperatura en verano, a la sombra, alcanza los 35 grados, lo que provoca una maduración temprana de las uvas, por lo que las vendimias se llevan a cabo a finales de agosto. Una zona que se está expandiendo rápidamente y el desierto y el verde de las vides ofrecen un contraste de rara belleza. Una zona de trabajos en viñedo extremos, ya que durante el invierno la temperatura puede bajar hasta -25grados, obligando a finales del otoño a que los viticultores entierren las vides para evitar que se congelen y mueran el el crudo frío del invierno. A los retos se suma la poca mano de obra, aunque el gobierno chino ha invertido fuertemente, la mecanización de la viticultura ha sido más una decisión forzada.

Al norte, cerca de la ciudad de Urumqi, la vid fue una planta sembrada original, por los japoneses desde el año de 1985, con éxito a finales de 1990. La zona tiene 10 000 hectáreas plantadas, bodegas que producen a grandes escalas, capaces de producir más de 6 millones de botellas cada una.

La bodega de Tian Sai Vineyard, con 140 hectáreas plantadas desde 2010, es una de las bodegas más prometedoras. Con cepas de orígenes internacionales, cabernet franc, merlot, chardonnay, y uvas autóctonas como bei hong (tinta) y bei mei (tinta rosácea).
Otro viñedo increíble e igualmente prometedor es Château Changyu Baron Balboa Kinjiung, cuyos vinos se siguen preparando para su pronta aparición.

China y su vino
Ningxia, enoturismo en plenitud.

La región con más impacto mediático en la web, además cuenta con su propia legislación del vino y Consejo Regulador para el vino, la zona adquirió su reputación por ser desde sus inicios un viñedo de experimentación e investigación internacional.

Aunque estas tierras se encuentran en el mismo paralelo que Burdeos, el clima es completamente distinto, un duro clima continental, con bruscos cambios de temperatura e inviernos que obligan al viticultor a cubrir las vides. Las montañas de Helan, los 73 lagos de la zona y el cause del Río Amarillo ofrecen las condiciones ideales para las vides. El deseo es duplicar las hectáreas sembradas en unos años, llegar a 66 000. El gobierno chino, además, invierte fuertes cantidades para desarrollar el enoturismo, simplemente el año pasado más de 6 millares de euros se inyectaron a la construcción de caminos, sistemas de agua y electricidad. Una zona que esta hoy produciendo vinos interesantes y que están preparando las bases para vinos excelentes.

Shanxi, modernidad y enormidad.

Una provincia de montañas de verde esplendoroso y los viñedos se encuentran cultivados entre los 700 a 1200 msnm. Los vinos son deliciosos, y lo sorprendente es que no son bodegas sino pueblos completos que se ocupan de las vides. Hoy se producen ahí más de 400 toneladas de uva vinifera, especialmente tintas. Las lluvias en la zona son escasas, lo que estresa lo suficiente a la vid, y provoca vinos increíbles, sobre todo, los vinos de uva chardonnay.

¿A qué saben los vinos chinos?

Tomar buen vino chino es posible, habrá que invertirles al menos entre 100 a 150 pesos. Los vinos de menor precio, todavía están trabajándolos, falta mejorar sus procesos, superar sus retos y cumplir con altas expectativas de calidad en la producción.
La uva cabernet sauvignon es por mucho la favorita de los productores de vino, merlot, cabernet franc, sauvignon blanc y riesling, pero la cabernet sauvignon y la mutación cabernet gernischt son las principales.
China va con todo, y no solo desea producir mucho vino si no también desea producir muchos grandes y maravillosos vinos. La ecuación es simple: un poco más de tiempo y un poco más de experiencia, y que el mundo vitivinícola que hoy conocemos se ponga a temblar.

cosecha de uva en China

Fuentes:
Historia del vino, Hugh Johnson.
Le Fígaro Francia, 2015
Datos estadísticos OIV 2013
Fotos: Internet

DO Urbano es una editorial dedicada a la generación de contenidos gastronómicos, imágenes y a la difusión de la cultura del buen vivir.