B Bebe

El espíritu de las bebidas

por / 22 Jun 2016

Por Margarita Saldaña

Cuando hablamos y utilizamos la palabra “espíritu”, inmediatamente evocamos algo sutil, inmaterial o sobrenatural. Según la Real Academia Española, la palabra espíritu  tiene unos once significados diferentes, entre los cuales se encuentra: “vapor sutilísimo que exhalan el vino y los licores”. De ahí que en el vasto mundo de las bebidas alcohólicas sea común encontrar el término “bebidas espirituosas”.

La palabra espirituosa, aplicada a una bebida, se refiere a “la que  contiene  una  proporción  elevada  de  alcohol”.

Imaginemos a los practicantes de la alquimia en la Antigüedad que creían en la transmutación de la materia, haciendo múltiples experimentos desde tiempos muy remotos y en lugares tan diversos como China, Mesopotamia, Persia, el Imperio Romano y más tarde en Europa, buscando afanosamente el método para convertir cualquier metal en oro y la famosa piedra filosofal, que se creía ayudaría a conseguir esta transformación, o bien, concedería la vida eterna.

Entre rudimentarios matraces y exóticos aparatos y, seguramente a la luz de algunas velas, los alquimistas consideraban que toda sustancia se componía de tres partes, mercurio, azufre y sal, y atribuían a estas sustancias comunes la propiedad de ser los tres principios de la existencia: espíritu, alma y cuerpo.

El alambique

Se cree que las bebidas destiladas o espirituosas provienen de la alquimia practicada por los árabes. Ellos utilizaban un aparato para hacer destilaciones y separar los compuestos de una mezcla, conocido como alambique, palabra que proviene del árabe al-inbiq. En el siglo XII estos alquimistas consiguieron destilar alcohol a partir de jugos de fruta fermentados, en la búsqueda de elaborar el aqua vitae, una bebida que a su entender sería el elixir de la vida.

Al dominar el arte de la destilación con el uso del alambique,  los alquimistas árabes descubrieron que algunos jugos fermentados sometidos al fuego desprendían un “espíritu”  o vapor que una vez condensado se había transformado en una bebida fuerte y estimulante, y por analogía lo denominaron Al kóhol, que quiere decir “el espíritu”.  De ahí que las bebidas alcohólicas destiladas sean también llamadas “espirituosas”.

Actualmente, se considera que las bebidas alcohólicas son líquidos que contienen etanol. Es común clasificarlas en función de las materias primas utilizadas para su elaboración, así como el tipo de proceso que se utiliza para ello.

Estas bebidas alcohólicas pueden obtenerse por fermentación, como la cerveza, la sidra o el vino, o bien, por destilación de líquidos fermentados, como el ron, el whisky o el vodka.

La elaboración de bebidas destiladas o espirituosas permite obtener bebidas con mayor graduación de alcohol. Según la legislación de la Comunidad Europea, las bebidas espirituosas son bebidas alcohólicas destinadas al consumo humano con un grado de alcohol mínimo del 15% y unas características sensoriales definidas. Se obtienen mediante destilación, con aromas o no, de productos naturales fermentados o previamente macerados en sustancias vegetales, con la posibilidad de ser adicionados con aromas, azúcares, otros edulcorantes u otros productos naturales.

bebidas espirituosas 2

Existen muchas materias primas para elaborar bebidas espirituosas y normalmente son fermentadas antes, para obtener el alcohol etílico. Las más comunes son los cereales como la cebada, el maíz y el centeno; los tubérculos como la papa; o los productos vegetales como la uva o el maguey. Los procesos de destilación utilizados pueden ser muy rudimentarios o artesanales o bien, procesos industriales. Lo importante es obtener bebidas de buena calidad que generalmente se comercializan con graduaciones alcohólicas de 40° o más.

Algunas de estas bebidas cuentan en su elaboración con un procedimiento adicional en el cual se pueden agregar otros ingredientes para hacer una infusión, o bien se les pueden añadir ciertas sustancias acompañantes como aromas, azúcar o agua, para que sean más suaves y agradables de sabor.

Las bebidas espirituosas más conocidas y consumidas son el brandy, el ron, el whisky, el tequila, el vodka, el mezcal, el pisco y la ginebra.

Estas bebidas y otras más, acompañan a las personas en los momentos más diversos, excepcionales o cotidianos, en el deleite consciente y el exceso, sin embargo lo que es deseable es que reine la moderación para que estas bebidas conserven esa romántica característica que va implícita en la denominación de espirituosas.

bebidas espirituosas

Fotografías: Estudio D.O.Urbano/Enrique Arechavala Garay y María José Castañeda

DO Urbano es una editorial dedicada a la generación de contenidos gastronómicos, imágenes y a la difusión de la cultura del buen vivir.