B Blog

Frida, Diego y Sr. Xolotl, Un retrato en 3 tragos

por / 19 Feb 2016

Bartender: Ricardo Aquino

Equipo #15

Anónimo, Diego Rivera y Frida Kahlo, S/f col. Martha Zamora

Anónimo, Diego Rivera y Frida Kahlo, S/f col. Martha Zamora

Un sentimiento de muchos, hoy relatado en tres cocteles elaborados con jarabes Maison Routin 1883: ¿cuantas veces se puede romper algo y se podría reconstruir?

Existe una tradición en Japón, llamada,”Kintsukuroi”, donde los platos y tazones de cerámica se vuelven a pegar con oro tras haberse roto. Las heridas son también parte de la historia del corazón y no deberían de esconderse, son parte de su actual belleza.

Para mí, que así fue el amor que existió entre Frida y Diego.

Decir que todo es imbécil y magnifico.

Diego en mis orines,

Diego en mi boca,

Diego en mi locura,

Diego en mi sueño…”

                                                                  Frida Khalo.

 

 

Ya todos conocemos el lado turbio, el desgarrador y el doloroso  del amor entre estos dos personajes de nuestra historia mexicana reciente. Un amor que se vivía acorde al contexto histórico, social y político de la época, un momento de rompimientos, sin lógica, sin orden, de reestructura. Parteaguas para México y el mundo. Rompiendo y pegando, así se vivió el amor entre Frida y Diego.

Coctel: El corazón de Frida.

Frida

Una mujer que amo y busco a través del color, las flores, su familia, sus mascotas, representar su amor, desfogar su tristeza y desesperación, al mismo tiempo que expresar a gritos cuanto deseaba vivir y sentir a flor de piel.

De sus heridas brota la vida, manifestada por plantas y flores. Algunos  auto-retratos, como aquel donde ella se rodea de sus monos, muestran una Frida en paz, en dicha en plenitud.

Un corazón dulce por la sandia, como la ternura con la que miraba a Diego. Rojo y picante como el piloncillo y el chipotle, que pasa suave y a la vez impregna la sangre como con la misma pasión de vivir, denso y acidulado como sus momentos de tormento, pero siempre enérgico como el perfume de la albahaca. El equilibrio otorgado por su amado México representado en un frutal mezcal con notas a madera recién apagada tras un vivo fuego.

México siempre en su corazón y su mente, durante su estancia en Nueva York, buscaba estar rodeada del color, de su gente, del tequila, del mezcal y lo bohemio.

Frida ya no puede mantener su vida, una vez que su pierna le fue amputada, la sentencia de su libertad. Frida muere el 13 de Julio 1954, cuidada por su esposo y único amor, Diego Rivera.

Receta

Frida. En un mortero trituramos 6 hojas de albahaca verde, 3 tercios de limón amarillo y 2 onz de miel de chipotle, ya bien triturado lo mandamos al sheaker y vertimos 4.5 onz de jugo de sandia, 1 onz de miel de sandia marca 1883 y hielo, mezclamos y lo servimos en un vaso junto con una garnitura de sandia escarchada de sal de gusano y hoja santa.

Diego. 

“¿Las mujeres que he amado?

Tuve la suerte de amar a la mujer más maravillosa que he conocido. Ella fue la poesía misma y el genio mismo. Desgraciadamente no supe amarla a ella sola, pues he sido siempre incapaz de amar a una sola mujer”.

                                                                                                                                          Diego Rivera. 

Diego

Para Diego, Frida no era la musa de su inspiración, era el arte en sí.

Admiración, confusión, egoísmo, pasión, delirio, obsesión, enojo, ira, razón, reclamo, un grito que se expresaba en cada pintura y cada mural. El uso del color manifiesta la vida como la frescura de la mandarina, las hierbas y la efervescencia es el reclamo social con el que burbujeaba la exigencia de un México mejor.

Un trago limpio como cada uno de los trazos de sus murales, llenos de color como es el paisaje de México, burbujeante como los sucesos que sacudieron nuestra vida nacional, fresco como la aspiración de un cambio. Este es un trago que al igual que las imágenes de Diego, la idea es recuperar nuestro pasado glorioso, un rescate de imágenes, costumbres y tradiciones, de todo aquello que sirva para apuntalar y dar fuerza a lo que se proyecta.

Receta

Diego. En un mortero trituramos 6 hojas de albahaca verde, 3 tercios de limón amarillo y 1.5 onz de jarabe de jengibre marca 1883, ya triturado todo lo mandamos al sheaker, vertimos 4.5 onz de jugo de mandarina 1.5 onz de jarabe de mandarina marca 1883 y hielo, agitamos y con el colador, servimos, agregamos agua mineral con un toque de romero, decoramos con una varita de romero fresco con un espiral de mandarina.

Sr. Xólotl, El amor día a día un puente siempre abierto. 

Un amor que desayunaba en las mañanas, un café y seguramente algún cigarrillo, en la compañía de sus incondicionales perros xoloitzcuintles. Un momento que tenía sabor a amor, pero con notas de amargura. Algunos secretos se escondían como las notas de avellana, algunas risas que se entremezclaban como el enervante aroma de las naranjas. Un momento de intensos sentimientos en un equilibrio perfecto, que volvía adictos a Frida y a Diego a seguir amándose. Todo lo que se necesita sentir para seguir insistiendo en volver a intentar.

Así como el simbolismo de los perros xoloitzcuintles en el antiguo México, capaces de esperarnos para llevarnos al Mitlán una vez que muramos, estamos acompañados en ese puente entre la vida y la muerte. Así Frida y Diego contaban con su propio puente, en las casas ubicadas en Avenida Altavista en la Ciudad de México, un vínculo que siempre estaba ahí para cuando estos dos amantes buscaran reconstruirse.

Señor Xolo 1

Este coctel, Sr. Xólotl, café como el color oscuro de la piel del “xolo”, un vínculo de amargura y dulzor para Frida, por sentirse algunas veces desplazada por la mascota, de su relación con Diego, y a la vez un trago de amor incondicional.

Receta

Sr. Xolotl es de café, directo al sheaker vertimos una carga de café expresso, 2.5 onz de grand marnier, 1.5 onz de jarabe de avellana marca 1883 y 1.5 onz d jarabe de naranja marca 1883, hielo y agitamos, servimos en un vaso decorado con una lavanda y un twist de naranja.

frida y diego