B Blog

Hecho en México

por / 19 Feb 2016

El poder de la coctelería en México apenas se está viendo crecer.

Lo que sí es un hecho es que ya se conformó una generación de Bartenders que ven la coctelería de manera seria. Nada de show ni de sabores recargados, de todo dulce, de bombas de alcohol, por fin se le da una merecida importancia al coctel: desde la vista, los aromas, la copa, la garnitura. Pero sobre todo: al sabor y a las sensaciones que se pueden crear…literal: viajes. Cada ingrediente, fruta, destilado, nos va llevando por diversos campos de nuestra lengua y estimulando, los cítricos por un lado, el dulzor por otro, el toque de amargo. Buscando siempre el equilibrio y probando, todos se han adentrado en el terreno de la alquimia, infusionando, macerando, experimentando con mezclas que luego agregan a su coctel y nos ofrecen una experiencia única.

La Batalla 1883

Este mes de febrero inició el concurso La Batalla 1883 Maison Routin convocando a Bartenders y a periodistas a crear coctelería con sus jarabes, hechos en Francia de manera artesanal, con más de 80 sabores para crear todo tipo de experiencias. Y quisieron crearlas en México, junto con Ripex y Bar Sistems.

Así que, por sorteo, nos tocó trabajar juntos a Javier Mejía, Bartender, y a mi, en la creación de tres cocteles.

Javier trabaja para el Gin Gin de Metepec, Estado de México, (por lo que prepara un gran Gin Tonic) y su propuesta fue trabajar un concepto Mexicano pero en fusión con Francia en sus sabores.

El concepto: México Prehispánico y tres de sus dioses más importantes

En el México antiguo había un panteón de Dioses muy extenso, con sus diversas personalidades, lazos familiares y gustos particulares, que guiaban las actividades cotidianas de nuestros antepasados y representaban todos los aspectos del cielo, de la tierra y de los hombres.  Escogimos a tres de los representantes de aspectos muy humanos: el amor, el placer, la embriaguez…

Xochiquetzalli, (en Náhuatl Flor Preciosa) Diosa de la fertilidad, de lo hermoso, del amor, de la primavera y sus frutos, de las artes y del maíz.

Xochipilli, (Flor noble o niño de las flores), otro de los dioses Aztecas, igualmente asociado al amor, al sexo, a la fertilidad, al juego y a la embriaguez, se le dedicaban ceremonias con hongos alucinógenos y tabaco.

y Xipe Tótec (nuestro señor el desollado) Este Dios del Oeste, del atardecer, de lo masculino, pero sobre todo, del renacer, carga una piel que no es suya, de un guerrero desollado, pero en señal del regreso de la primavera, de las estaciones  y del renuevo del maíz .

Muchas de las representaciones de estos dioses incluyen escenas sexuales, mismas que no son tan conocidas por la censura que se ejerció después durante la colonia y hasta nuestros días.

Dioses de la Vida, de las Flores, del Goce y del Amor, ¿qué mejor razón para realizar un coctel en su honor?

El primero, Xochiquetzalli

coctel Xochiquetzalli

Jarabe de frambuesas Maison Routin 1883 15 ml

Jarabe de maracuyá Maison Routin 1883 15 ml.

Jugo de limón 20 ml.

Tonic hasta llenar el vaso

Garnitura:

Albahaca, Rodaja de fresa en forma de corazón, rodaja de limón.

Se agregan al vaso primero los jarabes y el jugo de limón, mezclar con la cucharilla, se agrega el hielo y el agua tónica, por último decorar con un corazón de fresa, ramita de albahaca y una rodaja de limón

 

El segundo, Xochipilli

coctel Xochipilli

Café americano 90 ml.

Chartreusse verde 30 ml

Jarabe de avellana Maison Routin 1883 30 ml

Piña Tatemada: 1 trozo

Canela para ahumar

Garnitura: Ramita de canela

En el Shaker agregamos el café, el chartreusse, el jarabe y el trozo de piña, maceramos para posteriormente agitar. Servimos mediante doble colado en un vaso old fashion previamente ahumado con canela. Decorar con ramita de canela prendida.

 

y el Tercero, Xipe Tótec

coctellXipe Totec

Mezcal Espadín 45 ml.

Jugo de piña 30 ml

Cointreau 30 ml.

Jugo de limón 15 ml

Jarabe de jengibre Maison Routin 1883 30 ml.

Cardamomo en polvo, una pizca

Garnitura: Hojas de piña, rodaja de limón.

Se agregan todos los ingredientes al Shaker, se agita vigorosamente. Se agregan hielos al vaso old fashion y se sirve mediante doble colado. Se adorna con hojas de piña, rodaja de limón y se espolvorea con cardamomo molido al momento.

 

 

¡Los sabores resultantes fueron sorprendentes! Yo me dejé guiar por la experiencia de Javier Mejía, aportando lo que me pareció en gusto y equilibrio de los 3 cocteles y maravillada por como sabores tan nuestros como el del café o el del mezcal pueden ir tan bien con sabores clásicos como el licor Chartreusse, el gran Cointreau y los mismos jarabes de 1883. Juegan por allí de pronto los sabores orientales del jengibre y el cardamomo, aportando el toque de Asia a la fusión. Xochiquetzalli, refrescante, cítrico y afrutado. Xochipilli, fuerte, pero equilibrado por el sabor del jarabe, con notas herbales y ahumadas al final. Xipe Tótec, potente, con toques dulces, cítrico y refrescante.

Canela ahumada, cardamomo, albahaca, Garnituras que nos abren los ojos y la nariz, dejándolos listos para lo que sigue: el total deleite. ¿Éxtasis? Tal vez, conexión con nuestros antiguos Dioses, seguro. Coctelería orgullosamente Hecha en México.

Mariana Barreiro y Javier Mejía

Mariana Barreiro y Javier Mejía

Crónica y Fotografías por Mariana Barreiro

Bartender Javier Mejía

Equipo #16 Batalla 1883

Fotógrafa y editora de D.O. Urbano, amante de la gastronomía, la fotografía y el arte. Muestra una afinidad especial por las técnicas de revelado, fotografía artística y técnicas alternativas de impresión fotográfica.