D Disfruta

La mesa de Moctezuma

por / 12 Abr 2016

En el México antiguo, suntuosos banquetes se celebraban en salones adornados con flores que perfumaban el ambiente…

Estos convites se caracterizaban por el lujo y la abundancia.

Fray Bernardino de Sahagún, narra que se recibía a los invitados con telas y palanganas con agua para realizar una limpieza de manos y cara, misma que se repetiría al terminar la comida, incluyendo la limpieza de dientes. La mesa estaba servida con múltiples manjares, especialmente tortillas y tamales, platos de guajolote y recetas de venado asado o pecarí, acompañados de múltiples verduras, legumbres y frutas.

gastronomia indígena

 

Los platillos se condimentaban con salsas que iban desde las más suaves hasta las más picantes, cocinadas con chile y otras especias. Para mantener la comida a buena temperatura se mantenían en baños de agua caliente, estilo escalfadores y la mesa se decoraba con vajillas de plata u oro primorosamente cinceladas. Para beber: chicha o pulque, pero la bebida predilecta era el Chocolalt, perfumado con chile, vainilla y otras flores u especias que lo hacían más sabroso. La espuma se lograba con distintos tipos de chicoli, que le daban una consistencia espesa y espumosa, y al beberse en frio, resultaba en  una bebida muy fresca.

comida prehispánica

Al terminar la comida los hombres se sentaban a fumar su pipa con tabaco o sus cigarros, metidos en canutos de plata o concha de carey, y así la charla se prolongaba por horas.  Moctezuma….Sus cocineros encontraban a diario al menos treinta maneras de guisar la comida, manteniéndose la comida caliente con la ayuda de braseros. Se habla de más de trecientos platillos y mil más para su guarda. Sus principales mayordomos probaban antes los platillos y le señalaban al Emperador cuales eran los más sabrosos. Existían recetas para platillos de carne de gallinas, pavo, de carne humana, faisanes, perdices, patos criados y salvajes, entre muchas otras fuentes de proteína que gozaba este país. Se cuenta que hacía traer nieve del volcán Popocatépetl, que varios mensajeros traían corriendo, relevándose por tramos para que llegara fría y consistente a la mesa del emperador, siendo mezclada con miel y vainilla para su postre.

zoo-america

Cuando hacia frio en la sala, la calentaban con cortezas de árboles olorosos que no soltaban humo. Sillas y mesas bajas, ornamentadas o incluso de oro puro, manteles blancos. Mujeres hermosas y bien limpias ayudaban al Emperador a asearse, y traían a él tortillas de todos los colores. Nadie hacia ruido ni debían ver comer al Emperador, tras una puerta le pasaban los platillos y cuatro hombres mayores y sabios parados a su alrededor, sin verlo, aconsejaban al Emperador sobre los mejores manjares que se le presentaban. Al final se le servían frutas y bebidas de cacao en copas de oro y tabaco para fumar y adormecerse. Los bailes que acompañaban el placer de comer, terminaban al caer el Emperador en una siesta reparadora. Una vez que el Emperador Moctezuma terminaba de comer, el resto del palacio podía hacerlo.

banquetemoctezumacomidaprehispanica