B Blog

La Perfección ¡sí existe!

por / 08 Jul 2015

 

Reglas para los Anfitriones increíbles:

En mi experiencia de Catering, una de las situaciones que con frecuencia me comentan mis clientes, es su agobio al organizar una celebración para que sus invitados la pasen muy bien, todo ese esfuerzo que los dueños de casa hacen, es justamente por el deseo de hacer una reunión inolvidable. Del tal modo, que me dí a la tarea de redactar algunas reglas, que desde mi punto de vista, son indispensables para llevar al cabo una reunión formal o informal al éxito y LA PERFECCIÓN ABSOLUTA

He organizado ya muchas celebraciones y ¡he sobrevivido!

He aquí mis conclusiones:

De la selección de los invitados

  1. Analiza muy bien si tus invitados realmente harán buena química, pero siempre es muy bueno invitar a alguien especial, gente a la que todos queremos conocer, un amigo con una carrera interesante o una amiga encantadora. Seguro siempre lo hay….
  2. Confirma asistencias y asegúrate de que la gente se sienta comprometida a ir comentando que es una cena única, lo peor de una reunión es que no haya gente…
  3. Un coctel de bienvenida, antes de preguntar que gustan tomar, hará que se vaya entrando en ambiente y te evitará la molesta situación de los o las invitadas que te piden   “un vasito con agua natural”. Un Prosseco con frutillas, un Martini dulce, un fresco lambrusco, depende la hora.
  4. Ponte guapísima ó guapísimo y debes estar listo cuando llegue tu primer invitado…
  5. NO NO NO: Procura que nadie monopolice, sobre todo al anfitrión, ni dirija las conversaciones. Provoca la interacción.
  6. ¡Di sí al tabaco! y arregla un espacio cómodo disponiendo ceniceros, encendedores y hasta cigarrillos diversos, o te llenarán la casa de humo.
  7. Presenta a cada recién llegado a por lo menos tres invitados más….

El menú perfecto

Cuando son muchos invitados la gente no quiere una experiencia gourmet extra sensorial, sólo quiere comer bien. Propuestas sencillas, ricas, si tu cocinas, ¡nunca experimentes!, o saques nuevas recetas de un libro por fáciles que parezcan, recuerda:

No hay diferencia entre lo fácil y lo difícil, sólo entre lo bueno y lo malo. El pan es difícil….

(Ferrán Adriá).

Un rico roast beef asado apenas con un montón de papines que podrán hundir en un suave fondue, además de un platón con generosas porciones de brócoli, manzana verde, zanahorias baby casi crudas, rabanitos y bocados de pan con ajo. Un salmón escalfado servido con crema agria a la que puedes picar hinojo muy finito, y para los que no pedonan la ensalada: me encanta la terrosidad de la arúgula combinada con crujientes pistaches y un aderezo dulce como vinagre balsámico, un poco de mostaza dijón, aceite de oliva y un toque de licor de durazno.

Agrega además para dar color, tomates cherry de diferentes colores y tamaños, campari por ejemplo y unas lonjas de jamón serrano o prosciuto, eso sí, muy fresco. Una generosa canasta de diferentes panes y grisinis.

¿Con qué armonizar en cuanto a bebidas?

Vinos espumosos, rosados, blancos, prosecos, de diferentes regiones y marcas. Investiga un poco acerca de ellos y dará buena pauta de conversación.

¡Qué nuca falte algo dulce!

Una rica selección de quesos, uvas, y unos higos frescos   machados con azúcar mascabado y oporto y además nueces combinará de maravilla. Aprovecha para sacar esas cajas de chocolates que no has decidido terminarte y   exhíbelas en un platón de vidrio con barras enteras de chocolate negro. Ofrece cogñac, amareto o bien otros   deliciosos licores italianos, pero por favor no ese brebaje chocolatoso que según dicen tiene whisky…

  • No hay nada peor que un anfitrión sin apetito en la cena, o pasivo, su ejemplo y un servicio sencillo son claves para que nadie se quede sin probar algo por no saber como hacerlo.

Nada de contestar celulares, las urgencias ¡en el baño!

  • A los vecinos: ¡A SOBORNAR!.   Ni modo, una botella de Champagne no muy costoso los hará menos susceptibles.
  • Nunca hay hielo, ni bebida suficiente ¡que no falte!

La zona cero

  1. En el baño, toallitas individuales para secarse las manos, velas ambientadoras, mucho papel de baño, y revísalo de cuando en cuando.
  2. Música, por favor nada personal, el Jazz o bossa-nova   siempre gusta en general.

LLEGA EL TOQUE DE QUEDA

No se quieren ir? apaga las luces gradualmente, la música, y si no funciona, de plano a ponerse pijama…ESO NO FALLA….ni hablar!!!!..

 

Martha Laura entusiasta de los sabores y los vinos, realiza servicio de Catering (Cipolla Anfitriones) para renombradas marcas, ya que logra conjugar conceptos con sabores. Miembro de la Academia Mexicana del Vino, conjuga estos conocimientos tanto en la experiencia como en sus deliciosos textos.