C Come

¿Quién es el Arroz?

por / 15 Jul 2016

¿Quién es el arroz?   Parte 1 

El arroz ha estado en nuestras vidas desde hace tanto tiempo, que ya resulta imposible saber su antigüedad. Los restos más antiguos se encontraron en Tailandia en “la cueva de los espíritus” como una ofrenda a los dioses que data de 7000 a 10,000 años.

Algunos mitos y costumbres…

Desde las primeras historias, el arroz es descrito como un símbolo de vida, generación, abundancia. En la semilla del arroz habitaban los dioses y por esta razón siempre estaba en las ofrendas.

El mito más antiguo que se conoce, cuenta el romance entre el Cielo y la Tierra. Un día, el Cielo se inclinó ante ante la Tierra, de sus bolsillos cayeron algunos granos y cuando la Tierra engendro a los hombres, estos ya tenían que comer.

En Japón se adoró la imagen de un ratón que según la leyenda llevó al hombre a los montes donde los dioses cultivaban el arroz.

Los árabes creen que el arroz nació de una gota de sudor del profeta Mahoma, caída del mismísimo paraíso, incluso el plato típico es una mezcla de arroz y otros ingredientes, receta que supuestamente el Arcángel Gabriel otorgó para adquirir fuerzas al hombre antes de la batalla.

En la China del 3000 a.C., el  Emperador Shennong, conocido como el Agricultor Divino, padre de los cinco granos divinos (arroz, mijo, cebada, trigo, alubias) se dice que fue el primero en sembrar arroz con sus manos. Sin embargo, los vestigios arqueológicos datan del 5000 a.C., y ya los hombres sabían cultivar, limpiar y conservar en vasijas el grano de arroz. El Emperador Amarillo, descendiente del Emperador Shennong, se dice que fue quien coció por primera vez los granos al vapor, al resultado se le llama Fan, y quien lo comía se podía llamar chino, al que no, era sólo un bárbaro.

arroz

Arroz, el grano peregrino de la humanidad.

A donde fuere, el arroz siempre fue bienvenido en todas partes, cereal distintivo de la cultura de todo el Oriente.

Llega a la India, en el 2400 a.C., volviéndose parte de los relatos literarios, esencial para las celebraciones religiosas y ofrenda para dioses. Durante la ceremonia de matrimonio, se le pone arroz entre las manos de la novia, y al salir sobre la cabeza de los novios se derrama arroz para ahuyentar el mal de ojo. Para pedir hijos se ofrenda arroz con azafrán y en la muerte se ofrece a los difuntos para apaciguarlos.

Los viajeros del siglo XVI a la India, cuentan que el arroz era tan venerado que nadie osaba a tocarlo si no traía las manos limpias y en ocasiones fungía como parte del cobro de impuestos.

En el 325 a.C., a la llegada de Alejandro Magno, sus cronistas relataron lo maravillados que se sentían ante los cultivos de arroz tan sistemáticos y ordenados, la forma en que los hindúes dominaban el conocimiento intenso sobre este grano.

Fueron los viajes de la conquista del Islam hacia los países mediterráneos los más significativos, ya que tanto el grano como los métodos de cultivo viajaron con los árabes para el conocimiento de estos países. El primer lugar de cultivo fue España, y al momento que los Reyes Católicos recuperan por completo el dominio del país, Europa y nuestro continente Americano empiezan a conocer el arroz.

Cereal cultivado para todos, desde clérigo y nobleza hasta para la gente del pueblo. En las cortes se servía de forma complicada, con muchas especias y carnes, pero a la par acompaño a los soldados a sus batallas, siendo remplazo del pan, cuando los panaderos veían perdidos sus hornos, y las marmitas aceptaron con gracia al arroz. Así se mitigó un poco el hambre, salvando vidas de la hambruna, el arroz se reconoció como un verdadero regalo del cielo.

En la actualidad algunos Reyes, como los de Tailandia y Japón, presiden los arados para el cultivo de arroz.

Por hoy, un breve recorrido de su importancia histórica y cultural, reconociendo que de arroz podemos hablar en una cátedra por más de tres horas, discutir acerca de su valor por mucho tiempo más, pero sin duda lo más delicioso es, probarlo en las infinitas recetas que se pueden preparar con él.

DO Urbano es una editorial dedicada a la generación de contenidos gastronómicos, imágenes y a la difusión de la cultura del buen vivir.