B Blog

Un lenguaje Universal: la comida

por / 24 Jun 2015

Maria José Castañeda

En mi casa la cocina, como lugar físico y como acto de comer, siempre ha sido el centro, el corazón mismo de la familia.

La historia familiar

Mi abuela, mujer italiana de personalidad avasalladora y de sazón extraordinario y mi abuelo, el “Bon Vivant” con el diente mas afilado para encontrar la mejor comida en cualquier lugar… Mi mamá me cuenta como, la glotonería de mi abuelo lo llevaba a manejar del Distrito Federal hasta Guatemala, sólo para probar las maravillas culinarias de ese país.

La cocina y sus historias de vida

La cocina, siempre el lugar de las confesiones, los regaños, las lágrimas, la felicidad, el refugio. Un matriarcado con sede de gobierno en la cocina, las leyes se ejercían en los platillos ante los cuales todos los niños, nueras, yernos y hombres caíamos rendidos por maravillosos sabores.

Sin imaginarlo, no sólo el buen comer sería escuela para los sentidos y las emociones, más tarde, en la universidad, sería el canal por el cual aprendería a amar a mi país. Conocí su historia a través de sus ingredientes y a sus personajes por medio de recetas. Más tarde, ya impartiendo clases mis alumnos me enseñaron cómo la comida reúne al mundo, cómo el acto de comer rompe fronteras y diluye los idiomas para crear uno solo: complicidad.

Comer es también un idioma

Comer es deleitarnos con las costumbres y los usos, absorber en cada bocado la cultura y las formas de pensamiento de un pueblo. Sentarnos a la mesa unifica nuestro sentir, nuestra percepción, logrando un lenguaje silencioso que nos vuelve vulnerables y sensibles.

Comer es un acto íntimo que unifica y nos convierte en universales:

“Bienvenidos sean todos a la mesa del señor”, ¡La Biblia lo confirma!

Bienvenidos a compartir a este Blog de todos ustedes.

Mándenos sus textos, imágenes y recetas, para añadirlas a nuestra editorial.

mariana@dourbano.mx

DO Urbano es una editorial dedicada a la generación de contenidos gastronómicos, imágenes y a la difusión de la cultura del buen vivir.